Fotosensibilidad (fotofobia)
Fotosensibilidad (fotofobia)

Fotosensibilidad (fotofobia)

Las personas fotosensibles son sensibles a la luz solar, a las farolas y a otras fuentes de luz artificial, así como a las superficies reflectantes. Hay muchas razones para ello: cada ojo es único y reacciona de forma diferente a la luz. Las lentes refinadas protegen los ojos de los reflejos molestos. También hay lentes con filtros especiales y protección integrada contra la luz dañina. Pueden adaptarse a las necesidades especiales del usuario de gafas y están disponibles en versión tintadas o en gafas de sol. Consulte a su profesional de la salud visual si sufre de sensibilidad a la luz y sus consecuencias.

¿Qué es la fotosensibilidad? 

La sensibilidad a la luz, también llamada fotofobia por los profesionales, puede variar en gravedad. Mientras que a algunas personas les resulta desagradable la luz muy brillante del sol, para otras es más bien la luz tenue de las lámparas incandescentes, por ejemplo. Dependiendo de la gravedad de la sensibilidad a la luz, los síntomas pueden ser leves o graves y pueden provocar, por ejemplo, dolor de ojos. Las personas con ojos claros se ven más afectadas por la fotofobia. 

 

Signos y síntomas 

Estos síntomas indican fotosensibilidad: 

  • Entrecerrar los ojos
  • La necesidad de cerrar los ojos 
  • Dolores de cabeza
  • Malestar general al exponerse a la luz
  • Dolor de ojos intenso, incluso en el interior 
  • Ojos rojos
  • Visión borrosa

Si estos síntomas no desaparecen por sí solos al cabo de poco tiempo, debes acudir a un oftalmólogo para que te revise una posible fotofobia. 

 

¿Qué causa la fotosensibilidad? 

Hay varias fuentes de luz que pueden provocar alteraciones en las personas sensibles. Entre ellas se encuentran: 

  • La luz del sol
  • Superficies reflectantes como carreteras o ventanas
  • Reflejos en el agua, la arena o la nieve
  • Fuentes de luz artificial como tubos fluorescentes, LED o lámparas incandescentes 

Hay muchas razones para esto: la fotofobia puede ser causada por una condición médica, como: 

  • Migraña
  • Inflamación interna del ojo (iritis aguda o uveítis)
  • Meningitis (inflamación del cerebro)
  • Abrasión corneal
  • Glaucoma
  • Conjuntivitis (inflamación de la conjuntiva)
  • Desprendimiento de retina

Algunas de estas condiciones son graves, por lo que siempre se debe consultar a un médico si se produce fotofobia. Una lesión ocular o la irritación de las lentes de contacto también pueden causar fotosensibilidad. La sensibilidad general o la edad también pueden ser la causa del desarrollo de la fotofobia. Por ello, es aún más importante que un oftalmólogo aclare el desencadenante. 

 

Cómo funciona el ojo 

Para que veamos bien, cuatro partes del ojo tienen que funcionar bien juntas: 

  • La córnea y el cristalino, situados en la parte delantera del ojo, que funcionan como la lente de una cámara y enfocan la luz en la retina
  • La retina, formada por células sensibles a la luz en la parte posterior del ojo, que percibe la luz y el color y los convierte en impulsos eléctricos 
  • El nervio óptico detrás del ojo, que envía los impulsos eléctricos al cerebro

Si los componentes individuales no funcionan juntos de forma óptima, puede haber problemas con la cantidad y la calidad de la luz entrante. 

 

¿Cómo se determina la fotosensibilidad? 

Si eres fotosensible, debes acudir a un profesional de salud visual. El médico hará preguntas sobre la posible herencia de los padres, el estilo de vida personal, la salud, la visión, los medicamentos y los síntomas específicos. Esto determina el tipo de examen, que incluye la llamada oftalmoscopia. Aquí, la luz se proyecta a través de la pupila hacia el interior del ojo. El examen también incluye una prueba de agudeza visual con las conocidas letras decrecientes del diagrama de Snellen. 

 

Lentes de gafas para la sensibilidad a la luz 

Las personas sensibles a la luz pueden protegerse contra el exceso de luz con unas gafas. Entre ellas se encuentran: 

  • Lentes con acabado especial y tratamiento antirreflejos que reducen la incidencia de la luz y los reflejos de superficies como el agua, la nieve o la arena.
  • Lentes con protección contra los agresivos rayos UV de la luz solar y la desagradable luz azul-violeta de los dispositivos digitales 
  • Lentes polarizantes que reducen eficazmente los reflejos, especialmente con luz solar intensa 
  • Gafas de sol con protección UV y un tinte que bloquea la luz de ciertas longitudes de onda del ojo

 

Pregunte a su profesional de la visión qué lentes son las más adecuadas para usted. 

Ópticas

Encuentra tu óptica más cercana

Obten una solución de lentes Essilor cerca de ti, ve a una óptica experta asociada
Encuentra tu óptica más cercana
Encuentra tu óptica más cercana

Artículos relacionados

Gafas para la fotofobia
Ver más

Gafas para la fotofobia

Luz azul y visión
Ver más

Luz azul y visión